Antropología de la Nutrición

Antropología de la Nutrición

Comparte esto:
Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

extension-11

Estaba leyendo un libro que habla sobre nutrición. Y me encuentro con una propuesta radical sobre qué comer y qué no comer… Algunos conceptos ya los había leído, entonces me imagino que algo de cierto deben estar.

No les ha pasado que se sienten perdidos sobre a qué o a quién hacerle caso cuando se trata de alimentación? Unos dicen que los lácteos si! que son fuente clave de calcio, además de una excelente fuente de proteína. Otros dicen que los lácteos por ningún motivo! que el cuerpo humano es incapaz de digerirlos, que tienen demasiada grasa, que engordan! Otros dicen que clave comer muchas proteínas animales (la dieta Paleo por ejemplo) otros dicen que debemos ser vegetarianos…

A quién le creemos?  En medio de mi confusión pensé en estudiar algo así como la antropología nutricional. Nuestros antepasados no debían estar tan equivocados. Siempre he pensado… si el gluten es tan malo como lo pintan (y eso que personalmente descubrí que tengo cierta intolerancia al gluten), entonces qué pasa con los 5,000 años de historia egipcia que comían y cultivaban trigo?

Estudiar la historia de la humanidad a través de la comida y de las tradiciones culinarias me parece fascinante. Ver qué comían nuestros antepasados, cómo combinaban los alimentos, y ver cómo ha ido cambiando, qué ha ido empeorando o mejorando.

Pero mientras que esto sucede, mientras que estudio más a fondo sobre este tema, quiero compartirles estas ideas para poder ir haciéndonos una idea de qué elecciones de comida son mejores para nosotros:

1. Muchas veces pesa más cómo te sientes tu, y que hagas pruebas de qué te cae bien y qué te cae mal, que lo que diga un libre de nutrición, o el libro de “La Dieta Perfecta”. En mi caso, he hecho las conocidas dietas de eliminación en donde debes eliminar ciertos tipos de alimentos por varias semanas e ir viendo qué cambios positivos o negativos sientes. Poco a poco ir introduciendo un alimento a la vez, para al final definir si eres intolerante o alérgico a determinado tipo de comida. Se requiere mucha disciplina pero los resultados son asombrosos. Así fue como descubrí que me sentía mejor si comer lácteos por problemas de inflamación intestinal y que me iba mejor sin comer gluten porque mejoraba mi capacidad de memoria, de atención y de retención.

2. Hacerle caso al sentido común. Qué será mejor, comer cosas súper procesadas que de todo tienen cara menos de algo similar a la naturaleza.

3. Si los hombres cavernícolas comían carne, y puedes conseguir carne que se ha alimentado con pasto, y no te sientes cansado, pesado o con indigestión después de comerla.. adelante.

4. Será que el trigo es malo? o más bien que el nuevo trigo es el que nos está matando. El trigo hoy en día es transgénico… por eso el pan a nuestros bisabuelos tal vez no les caía tan mal.

5. Algún otro animal toma leche de animales que no son de su especie? Los mamíferos siguen tomando leche en la edad adulta? Los chinos son la población mundial con menos índice de osteoporosis… y no toman lácteos… su dieta está basada principalmente en verduras. Entonces…. será que necesitamos lácteos?

 

Hoy nos encontramos con bombardeo de información, no debemos estresarnos por tener que seguir teoría alimenticia que salga en libros o en internet. Es bueno estar enterados, y conocer (para eso fue creado este blog), pero también es clave crear consciencia de nuestro propio cuerpo. Detectar qué le pasa, cómo reacciona a ciertos alimentos o a cierto tipo de ejercicio e ir ajustando para día con día ir logrando un estilo de vida saludable…. para toda la vida!

Nos hablamos mañana!

 

Con Cariño

 

Catalina A.

Comparte esto:
Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

Leave a Comment