Comer Como Un Verdadero Homo Sapiens

Comer Como Un Verdadero Homo Sapiens

Comparte esto:
Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

Los tiempos cambian, las tendencias rigen cómo nos vestimos, cómo comemos, cómo vivimos. Todo es producto de los momentos históricos que estamos viviendo, de la economía y del orden mundial.

Pero, cómo era antes? en época donde el hombre era nómada? qué lecciones podemos aprender de su forma de alimentación, movimiento y hábitos de sueño y recuperación?

Viajemos juntos en el tiempo… veamos una sabana, con el pasto alto, y animales corriendo libremente. Los hombres nómadas, migrando de manera intuitiva como cazadores-recolectores siempre en búsqueda de alimentación y protección, siempre en función de la supervivencia.

No soy experta en el tema, solo quiero imaginar cómo sería un día en la vida de estos antepasados (basándome en conferencias sobre el tema impartida por médicos funcionales)….

Por ser cazadores-recolectores, siempre en búsqueda de comida, nuestros antepasados consumían muchas menos calorías que lo que consumimos hoy en día. Ellos comían lo que había a la mano, teniendo en cuenta que no tenían una tienda como SevenEleven o Tostao a la mano para ir a comer algo. Es decir comían menos calorías de las que estamos expuestos hoy en día. Y lo mejor de todo, esas pocas calorías, estaban cargadas de nutrientes (no es lo mismo comer pocas calorías de una fruta que encontraban, llenas de nutrientes, a comer muchas calorías de un pan dulce comprado en alguna tienda de conveniencia).

Por otro lado, aunque si cazaban y consumían proteína y grasa animal, en su día a día su dieta era basada en plantas. Los expertos dicen que una persona en promedio consumía hasta 35 gramos de fibra al día! HOY, sabes que en promedio el ser humano en occidente consume 2 gramos de fibra al día??!!!???!!!. Si! es de aterrarse, ya que la falta de consumo de fibra ocasiona muchos problemas a la salud, como pobre digestión, obesidad, cáncer de cólon, enfermedades cardiovasculares, diabetes, entre otras condiciones.

Y cuando cazaban, el gran festín!!! carne para toda la comunidad!! y comían y comían y comían carne por varios días! Carnes magras, ricas en omega 3. Carnes de animales que vivían libres en el campo, animales no sedentarios porque están confinados a un establo, o carnes estresadas todo el tiempo por el mal manejo de los animales en los mataderos.

Y a la hora de dormir y de descansar después de arduas jornadas de caminatas, o de caza, realmente descansaban. A la hora que se ocultaba el sol, la comunidad debía resguardarse (me gusta pensar que “cerraban su piedra” y se adentraban en su cueva a descansar). No había luz, no había Netflix que nos mantiene pegados a una serie hasta las 2 de la mañana en día de semana. Y cuando salía el sol era señal de que una nueva jornada comenzaba. Realmente había un descanso profundo, en oscuridad total, sin ondas wifi, sin distractores.

No existía en sedentarismo como lo conocemos hoy en día… eran nómadas y estaban en constante movimiento, ya sea por las caminatas, o por el ejercicio extenuante para cazar el animal y llevar comida a la tribu.

Después de este ejercicio de viajar en el tiempo e imaginar cómo pudo ser la vida en ese entonces.. me pregunto, Qué podemos tomar de ellos como enseñanza para mejorar nuestra salud? Hay muchas áreas de oportunidad y seguir el ejemplo de nuestros antepasados que no morían de enfermedades degenerativas… morían si! incluso más jóvenes que nosotros hoy en día, pero personas vitales, llenas de energía.

Aprendamos a comer mucha más fibra! Aprendamos a incluir proteínas vegetales en nuestra alimentación. Aprendamos a comprar carne magra y a comprar de proveedores que tienen tratos responsables con los animales. Aprendamos a dejar de contar calorías y a comenzar a contar nutrientes. Aprendamos a tener el hábito de ejercicio, pero más que eso de movimiento en nuestro día a día. Aprendamos a descansar, dormir en oscuridad total y sin un celular al lado.

Podemos gozar de las maravillas del mundo moderno y hacernos más fácil la vida! Sin embargo aprender de nuestros antepasados y volver a los básicos cuando de alimentación, movimiento y descanso se refiere!

Con Cariño

 

Catalina A.

Comparte esto:
Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

Leave a Comment